TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LOS LÍDERES

Un líder es aquel que tiene la capacidad de influir en la gente para modificar un comportamiento y generar un resultado.

La realidad es que todos tenemos la capacidad de desarrollar habilidades de liderazgo. Si bien es cierto que hay personas que nacen con ciertas características que les da la posibilidad de ser grandes líderes en un tiempo más corto, prácticamente todos tenemos la capacidad de desarrollar nuestras habilidades de liderazgo. Asimismo, el liderazgo es una habilidad que requiere práctica; es tan importante el conocimiento como la experiencia.

“El Líder es alguien carismático”. Existen muchos ejemplos de líderes no carismáticos. El carisma es una característica que influye positivamente en el liderazgo pero no determina a un buen líder. El carisma es solamente un valor agregado del líder, no un elemento esencial.

“El líder es infalible”. Esa era una idea del siglo pasado, cuando el líder tenía que ser alguien que tuviera conocimiento profundo y prácticamente integral de su área de trabajo. Hoy el conocimiento se ha incrementado a tal nivel que es casi imposible que un líder sepa de todo, por lo que, más bien, requiere ser un gran coordinador y armonizador del conocimiento de todo el equipo.

“Un buen líder logra serlo con el paso del tiempo”. Es cierto que la edad nos da experiencia y la experiencia ayuda al liderazgo pero también es cierto que hay gente muy joven que en poco tiempo acumula la experiencia necesaria para ser un líder. Actualmente en el sXXI tenemos líderes que son de la generación millennial; que han armado empresas que han generado millones de dólares en muy poco tiempo y que han capitalizado bien la experiencia de sus antecesores. La experiencia suma pero no determina la calidad de liderazgo.

Hoy la tecnología nos está enseñando que el mundo se está moviendo hacia lugares realmente insospechados, que no hay manera de prever lo que va a estar pasando en 10 años, por lo que el líder tiene que tener un espíritu de explorador. Esa es la característica más importante; un líder orientado a la innovación inclusive disruptiva, al aprendizaje constante y al entendimiento.

Un líder orientado a resultados, como herencia de siglos anteriores, y muy preocupado y ocupado por el tema relacional, es decir, un líder que entiende que logra resultados con el apoyo de su equipo de trabajo. Es la diferencia entre un líder mediano y un líder extraordinario.

Fuente: altonivel